Gerardo Martino presentó este martes su dimisión como seleccionador de Argentina. Nueve días después de perder por penaltis la segunda final de la Copa América consecutiva contra Chile, Martino renunció a su cargo tras una reunión con los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en Ezeiza.

El conflicto por el hecho de no contar con jugadores suficientes para los Juegos Olímpicos de Río fue el detonante de la marcha del extécnico del Barcelona, quien dirigía a la albiceleste desde agosto de 2014.

La derrota en la final de la Copa América dejó muy ‘tocado’ a Martino, pero su adiós es también una consecuencia de la crisis institucional que vive la AFA desde hace más de seis meses. A 30 días del inicio de losJuegos de Río de Janeiro, la situación del ‘Tata’ se complicó aún más tras la negativa de los clubs argentinos a ceder a sus futbolistas para la cita olímpica, entre ellos Independiente, River y Rosario Central, negativa que se une a los impedimentos que ponen de los clubs extranjeros.

Sólo 12 jugadores confirmados para Río

No sólo eso. Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico de Argentina, afirmó que “hay un 50 por ciento de posibilidades de que el equipo de fútbol no se presente a los Juegos”. Con sólo 12 jugadores para Río confirmados, lo que ha retrasado el inicio de los entrenamientos,Martino, a quien la declaración de Werthein causó un gran malestar, decidió marcharse.

Y ello pese a que Martino quería tratar de hacer olvidar a los aficionados la desilusión de otra final perdida intentado repetir el oro olímpico logrado por Argentina en los Juegos de Atenas-2004 y Pekín-2008. La situación ha llevado al ‘Tata’ a decir adiós menos de dos años después de asumir el cargo.