Cristiano Ronaldo cumplirá este año el sueño de jugar en la ciudad en la que se inició con el balón, Funchal, gracias al partido amistoso que disputarán Portugal y Suecia el 28 de marzo y que será el debut del astro portugués en su Madeira natal con la selección campeona de Europa.

La noticia, anunciada en las últimas horas por la Federación de Fútbol de Portugal, fue recibida con mucho entusiasmo entre la población del archipiélago de Madeira, tanto por aficionados al fútbol, seguidores de Ronaldo y, sobre todo, por la clase política, que ve en este encuentro un punto de inflexión para su promoción turística.

Cristiano Ronaldo hizo sus pininos futbolísticos en las callejuelas del barrio de San Antonio de Funchal, un entorno humilde de la capital de Madeira donde desde bien pequeño se pasaba el día jugando a la pelota con sus primos y amigos.

El crack del Real Madrid no juega al fútbol en estas islas, próximas a la costa marroquí, desde que regresó con el Sporting de Lisboa el 17 de mayo de 2003, última temporada con los leones antes de fichar por el Manchester United.

Fue un partido que enfrentó a los verdiblancos de Lisboa con el Nacional de Madeira, donde los de Cristiano Ronaldo acabaron venciendo por 0-3.

Ahora, con la selección de Portugal, con el número 7 y la vitola de capitán, Cristiano Ronaldo regresa al estadio de Barreiros en el que será un reencuentro muy emotivo para los aficionados y para un jugador que salió con poco y que regresa con casi todos los títulos individuales o colectivos que se pueden lograr en este deporte.

Sin embargo, a pesar de la ausencia futbolística de Cristiano Ronaldo en Funchal, la presencia del astro fue asidua en sus cortas épocas de asueto e, incluso, ha dejado impronta con algunas inversiones significativas en esta ciudad. Es el caso del Hotel CR7, de la cadena Pestana, o una de las tiendas de mayor prestigio del Centro Fórum Madeira, de nombre también CR7, además de numerosos gestos solidarios que ha protagonizado para con sus paisanos.

Fuente:mundodeportivo