Tras la polémica que se ha suscitado en las últimas horas acerca del levantamiento parcial de la sanción por parte de la CONMEBOL a River Plate, no está de más recordar lo que le sucedió a San Lorenzo de Almagro, cuando tuvo que jugar sin público ante Corinthians en su debut de la Copa Libertadores 2015. Esto pasó después de que, en la final de la Copa Libertadores 2014 ante Nacional de Paraguay, sus hinchas utilizaron pirotecnia.

Sin embargo, en aquella ocasión no solo se utilizó pirotecnia, sino que el juez de línea Juan Pablo Belatti acusó un golpe con una botella que partió desde la tribuna y generó la demora por varios minutos de la final de vuelta ante los paraguayos. La sanción que impuso la CONMEBOL en ese entonces fue la de no permitir el ingreso de aficionados por una fecha.

Es decir que, en la primera fecha que San Lorenzo jugó de local ante Corinthians en el “Nuevo Gasómetro” el anterior 4 de marzo, el encuentro se llevó a cabo sin simpatizantes. Este castigo también repercutió en los hinchas del ‘Timao’, que tampoco pudieron asistir.

El comunicado sólo autorizaba a ingresar al estadio a 70 personas de la delegación de San Lorenzo, entre ellos cuerpo técnico, jugadores, asistentes y dirigentes. También, habilitaba a 20 representantes de la Asociación del Fútbol Argentino, periodistas acreditados, policías y personal técnico de la transmisión televisiva.