La Programación de la 9ª fecha del fútbol argentino está lista y esta tarde habrá designación de árbitros y desde mañana previsión de los operativos policiales… pero un cónclave de dirigentes el jueves en el predio de Ezeiza puede dejar a la pelota sin acción para este fin de semana con un paro que afectaría a todas las categorías.

Un sinfín de llamados y una catarata de mensajes en varios grupos de WhatsApp marca el preludio de una reunión, que el jueves pondrá de relieve un nuevo capítulo de la lucha de poder en la AFA y que podría decretar un lock-out y un nuevo mensaje de alerta para el manoseado fútbol argentino.

El Ascenso Unido con sus aliados del fútbol del interior irán a esta reunión con un solo objetivo: “Parar la pelota”, una medida que tiene una sola persona apuntada. “Queremos la renuncia inmediata de Armando Pérez y que junto con él abandone la AFA su ladero Víctor Tabuada (gerente general y mano derecha del presidente de Belgrano)”.

En la Primera División las aguas están divididas. Buena parte de la clase media, los clubes que el martes pasado se reunieron en Puerto Madero, adhieren a una medida de fuerza luego de la doble asfixia económica sufrida el jueves pasado por parte de la AFIP y el Comité de Regularización.

Los Grandes no tienen una posición unánime y ayer, en una cena en la casa de Daniel Vila, tampoco se llegó a una definición porque Boca, River y Racing son partidarios a no adherir a la medida de fuerza, Independiente quiere acompañar a sus tradicionales aliados del Ascenso e Interior, y San Lorenzo estuvo ausente.

En este escenario, la pelota espera por las definiciones que puedan surgir desde este cónclave del jueves en el predio de Ezeiza y tanto la FIFA desde Zúrich como Conmebol en Asunción están en estado de alerta. El fútbol argentino camina por una cuerda cual equilibrista… pero debajo no hay red de contención.

Fuente: lanacion.com.ar