Tras varios meses sin cobrar sus nóminas, 50 futbolistas pertenecientes a 14 equipos de las dos primeras divisiones de Rumanía podrán desde el viernes iniciar un proceso para romper sus contratos mientras entra en vigor la nueva legislación, indicó este jueves el sindicato mundial de futbolistas profesionales (Fifpro).

Los jugadores afiliados a la AFAN (Asociación de Futbolistas Rumanos) hicieron campaña para modificar los textos que les definían como “activos”, y que no les autorizaban a ser transferidos sin el acuerdo de sus clubes.

“Hemos ganado por nosotros mismos”, explica Emilian Hulubei, presidente de la AFAN, citado por el Fifpro.

“Es la primera vez que conseguimos cambiar una ley en 20 años”, añadió.

A partir del viernes, los jugadores que no hayan sido remunerados en los últimos tres meses podrán rellenar un formulario con la Federación rumana y serán liberados de todo compromiso con sus clubes.

“Recibimos muchas llamadas de jugadores que quieren dejar sus clubes. Algunos nos han dado autorización para representarles”, explica un abogada de la AFAN.

En total, según el sindicato de futbolistas, cerca de 300 jugadores podrían estar afectados en Rumanía: 50 podrían abandonar sus clubes de forma inmediata, y el resto optaría por esperar las nueva reglamentación y a su puesta al día salarial.

El año pasado, varios jugadores del Metalul Resita (2ª división), que llevan más de 10 meses sin cobrar, rotularon sobres sus camisetas la palabra ‘esclavos’, señala el Fifpro, que recuerda que después de perder un partido fuera de casa “fueron incluso abandonados por el autobús del equipo, debiendo volver a sus casas por sus propios medios”.

pgr/iga/psr