Zlatan Ibrahimovic es uno de los futbolistas más polémicos del planeta. Con un ego casi tan alto como su metro noventa y cinco de estatura, ya le pone pimienta al que será uno de los apasionantes duelos de la próxima Premier League, el clásico de Manchester entre el United, que integrará con Mourinho, y el City de Pep Guardiola.

El deseo del sueco por volver a competir junto al DT José Mourinho sin dudas fue determinante para su traspaso a los Diablos Rojos. Ambos coincidieron sólo un año, en el Inter, en la temporada 2008-09, pero fue tiempo suficiente para dejar una huella imborrable en los dos.

Es como si hubiesen nacido para jugar juntos. El mismo egocentrismo, que solo comparten entre ellos, para alabarse. Y también la misma clase y espíritu ganador. Además de, por supuesto, el odio deportivo contra el flamante entrenador de su archirrival de ciudad, Pep Guardiola.

Siempre estoy planeando mi venganza. Lo llevo dentro. Es lo que me motiva. Así funciono”, comentó Zlatan sobre Pep, con quien tuvo chispazos muy fuertes durante su estadía en Barcelona.

Hoy la vida los enfrenta nuevamente. Ibrahimovic y Mourinho contra Pep Guardiola. El derby tendrá los condimentos necesarios para atraer a los espectadores y mantener en vilo a la ciudad. Zlatan, el mismo quefue campeón cada vez que llegó a un club (le pasó en Ajax, Juventus, Inter, Barcelona, Milan y PSG), nada menos), ya calentó el ambiente.

Fuente: clarin