Después del torrencial aguacero que cayó durante el partido entre Ecuador y Bolivia en el estadio Olímpico Atahualpa, la eficacia en el drenaje del recinto no respondió como se esperaba. El campo de juego estaba lleno de charcos de agua, que en su momento dificultaron el desarrollo del encuentro, sobre todo en el juego de la ‘Tricolor’.

Sobre esta situación, el Presidente de la Concentración Deportiva de Pichincha, Aníbal Fuentes, se pronunció y explicó que el equipo encargado realizó todos los tratamientos necesarios para que la filtración de agua funcione de la mejor manera, pero no esperaban la lluvia tan severa que cayó sobre el ‘Coloso del Batan’. “No contábamos con el clima y horas antes regamos el césped del estadio, sin saber que la lluvia caería más tarde”. indicó Fuentes.

Así también, criticó la falta de reacción inmediata al momento de resolver el problema. “Lo que se hizo en el entretiempo se debió hacer desde el principio, para que haya un desalojo pronto del agua”, reiteró. Sin embargo, dijo que son detalles que se pueden limar y sentarse a llorar sobre la leche derramada no es la respuesta.

El dirigente comentó que este miércoles tendrá una reunión con ingenieros especializados, que darán respuestas oportunas para este problema que aqueja al campo del Olímpico Atahualpa. “Para los próximo encuentros estaremos preparados y está clase de dificultades no se volverán a repetir”, aseguró.