Deportivo Quito entrenó este martes en Carcelén, los chullas mostraron gran ambiente y alegría, luego que el día lunes hubo un ambiente tenso y que derivó en la renuncia del gerente y presidente del club. El cuadro azulgrana recibe el sábado 16h00 al Imbabura en el Atahualpa.

El lunes fue otro capítulo oscuro para D. Quito, la directiva comandada por Patricio Alvarado y Bladimir Dávila, tras reunión de cerca de dos horas junto a ex directivos, tomaron la decisión de renunciar. Los ofrecimientos de pago y los inversionistas nunca llegaron al club, y la crisis se ahondó aún mucho más. La cooperativa Chasqui Pastocalle solamente estuvo al frente del club poco más de tres meses. El convenio inicial tenía un plazo de 20 años.

Superado ese trago amargo, el plantel volvió a las prácticas este martes en Carcelén, el plantel de jugadores mostró alegría y predisposición al trabajo. El equipo de Fleitas ahora se enfoca en el rival del sábado, Imbabura. Los chullas no tienen suspendidos.