Con un marcador en cero terminó el partido entre Emelec y Macará. Las dudas comienzan a agobiar al cuadro eléctrico.

El encuentro empezó con intensidad en los primeros minutos. Ambos equipos salieron a buscar el gol y crearon un par de situaciones de peligro pero no prosperaron más allá de un susto.

Con el pasar del tiempo el duelo cayó en la monotonía y se trabó en la mitad de la cancha. Los delanteros tanto de Emelec como de Macará no fueron influyentes en el trajín de la primera parte.

Para el segundo tiempo, Macará salió con más rebeldía a tratar de buscar el resultado y se asentó de mejor manera en el estadio de Emelec. Por su parte, los eléctricos no conseguían descifrar la clave para el gol y no había buen entendimiento entre líneas.

Para los últimos diez minutos, el encuentro recuperó esa intensidad de los primeros minutos y Macará empezó a crear situaciones que encendían las alarmas en el pórtico de Ortiz. Emelec también reaccionó a tal punto de que un disparo de Rojas pegó en el poste.

Sin embargo, el trámite terminó sin goles. La visita se va de Guayaquil con un buen sabor de boca mientras que el conjunto local cosechó un empate con sabor a derrota.

Este empate les hizo sumar cuatro puntos a Macará y Emelec que se ubican en la sexta y séptima casilla respectivamente. Rescalvo no logra engranar bien las piezas de su maquinaria y los resultados no son lo esperado.