Ayer la cuenta oficial de Twitter de Deportivo Quito anunciaba el acuerdo de pago a los jugadores y cuerpo técnico del plantel Chulla e indicaba que concentrarían en Carcelén para el partido de mañana frente a Aucas.

El acuerdo consistía en firmar un papel que certificaba el pago al plantel y presentar el martes en la FEF para que se reconsidere la pérdida de un punto por no haber presentado el rol de pagos del mes de agosto. A cambio de la firma de ese papel, los dirigentes les entregaron cheques a los jugadores.

Resulta que hoy, varios de los jugadores fueron hacia la agencia bancaria, ubicada en el Centro Comercial El Condado, para hacer efectivos los cheques y después de un par de horas de hacer cola, llegan a la ventanilla, se encuentran con la desagradable sorpresa que esos chequen no tenían fondos.

Cuando vuelven a Carcelén, comunican lo sucedido y tanto el cuerpo técnico como los jugadores deciden abandonar la concentración ante, lo que consideraron una enorme falta de respeto a su dignidad e integridad.

 Los dirigentes por su parte han manifestado que los cheques debían ser cobrados el lunes; pero que, en todo caso, esos cheques se los debe depositar y que serán acreditados con los valores correspondientes.

Mañana, los jugadores y cuerpo técnico irán, cada quien por su cuenta, al estadio Gonzalo Pozo;  a las diez horas deberán estar en el camerino y salir a la cancha para medir a Aucas al mediodía.