El jugador de Sociedad Deportivo Quito, Richard Calderón, conversó con LA RED sobre la suspensión por parte de la Comisión de Disciplina de la Federación Ecuatoriana de Fútbol por ocho fechas.

Con indignación el jugador respondió a la sanción y manifestó: “Me revuelve el hígado escuchar tanta tontería. No es verdad que yo haya roto nada en el camerino de Aucas… yo sí empujé una puerta pero nada más. No soy tan musculoso como para que empujar una puerta y romperla. Yo tengo valores familiares como para desquitarme con cosas que no tienen nada que ver conmigo”“, agregó.

En en partido del fin de semana entre El Nacional y Deportivo Quito el jugador fue expulsado por intercambiar agresiones con Miguel Álvarez, quien también fue expulsado...”a jugadores que quisieron agredir a un árbitro les pusieron 3-4 partidos. A mí me ponen 8, ¡no es justo!”

En la parte final Calderón confesó que le consultó al Abg. de Deportivo Quito sobre una posible apelación y dijo que la respuesta fue “conversé con el abogado y me comentó que tenía que hacer otras cosas el otro martes; me va a tocar a mi asumir la apelación” finalizó.