Carlos Sevilla, estratega del Centro Deportivo Olmedo, se refirió a los problemas existentes en el club debido a la renuncia del Presidente Aimacaña y a los inconvenientes a la interna del equipo que no entrenó pero que jugará su partido ante el Deportivo Quevedo.

En principio mencionó que no sabe de su futuro después del partido ante Quevedo debido a que la renuncia de Aimacaña ha afectado al club. Según Sevilla esto significó un problema económico en el club y que se trasladó a lo deportivo, “el descalabro que sufrió el equipo en lo económico hizo que nos desinflemos en lo futbolísitico”, mencionó el ecuatoriano.

“La Primera B no tiene la categoría de ‘Primera’. Son equipos remendados apoyados por mecenas”, señaló sobre el nivel competitivo en la Serie B que no se equipara a los equipos de la Serie A de nuestro fútbol.

Sobre la falta de entrenamientos del club debido a temas económicos expresó: “Para los jugadores, esperar 3 meses para que les paguen, les desmotiva y el asunto se pone bastante dramático”. “Los jugadores han tomado la decisión de sí presentarse ante Deportivo Quevedo pese a no haber entrenado toda la semana”, concluyó.