Plinio López llenó de risas y anécdotas los espacios y hogares de las familias durante muchos años. Dueño de un humor picaresco y fino se ganó el cariño de los oyentes. Este miércoles falleció el autocalificado “pujilense más famoso del mundo”.

Plinio López hizo de la radio una de sus pasiones. Al inicio, décadas atrás, se dedicaba a poner música y discos. Poco a poco fue ganándose un espacio gradual con su inconfundible vozarrón. Tras la muerte de César Pardo, adquiere un lugar protagónico en el programa La Barra de la tribuna junto a su compañero, Carlos Edwin Salas. Ambos formaron una dupla llena de anécdotas, chistes y un don para hacer reír a la gente.

El querido Plinio, el “pujilense más famoso de todos” como él mismo no se cansaba de repetirlo, era un personaje desde varios aspectos. Su voz ronca, su capacidad y memoria de recordar chistes, y otras veces, crearlos sobre la marcha. Su elegancia, siempre con terno, bien vestido. Quienes lo conocimos en radio La Red lo recordamos así, alegre, extrovertido, bonachón, un “showman” de toda reunión y evento social. Llegaba muy puntual a sus programas, con su maletín y apuntes, y con alguna golosina en su mano siempre dispuesto a brindarla.

Abrazo fraterno a su esposa Lolita y familia. Paz en la tumba, querido Plinio.