Álex Quiñónez, el mejor velocista ecuatoriano de la historia, murió asesinado la noche del viernes 22 de octubre en Guayaquil.

Quiñónez, de 32 años, fue víctima de la delincuencia y falleció en el barrio Colinas de la Florida cuando víctima de la delincuencia recibió impactos de bala. “Con profundo dolor confirmamos que nuestro deportista Álex Quiñónez fue asesinado en Guayaquil. Padre, esposo, hijo y el mejor velocista de la historia de nuestro país”, señala el Ministerio del Deporte, en un comunicado.

Álex no pudo competir en los Juego Olímpicos Tokio 2020 en la prueba de 200 metros planos porque no pudo actualizar su ubicación para presentarse a los tests antidoping y recibió una sanción de la Unidad de Integridad de Atletismo.

Quiñónez se destacó en los Olímpicos de Londres 2012, cuando alcanzó la final de los 200 metros y terminó séptimo, el mejor resultado en la historia del atletismo ecuatoriano. Su mayor logro lo alcanzó en el Mundial de Doha, en octubre de 2019, cuando finalizó en el tercer lugar con un tiempo de 19:98.