El británico, Andy Murray, no tiene previsto volver a las canchas hasta que dé comienzo la temporada en hierba, situada en el mes de junio y cuyo punto culminante es Wimbledon, tercer ‘Grand Slam’ de la temporada, después de pasar este lunes por el quirófano por sus problemas de cadera.

“Hoy lunes me he sometido a una exitosa cirugía de cadera en el hospital St. Vincent en Melbourne. Me gustaría dar las gracias al Doctor John O’Donnell y a todo el personal por cuidar de mí. Deseo volver al tenis competitivo durante la temporada de hierba. Gracias a todo el mundo por todos los buenos deseos y el apoyo en los últimos días. Voy a volver de esto”, dijo Murray.

El tenista, que cerró el 2016 como número uno y que actualmente ocupa el puesto decimonoveno del ranking, no juega desde que fuese eliminado en Wimbledon el año pasado por el estadounidense Sam Querrey, y ya anunció la semana pasada que sería baja en el Abierto de Australia, primer grande del año.

El ex número uno, ya habría sufrido una gran lesión en la espalda en 2013. Se sometió a una cirugía después del US Open y se perdió el final de la temporada, para volver en enero del 2014.

Fuente: elmundo.com