El Mundial de Natación que se desarrolla en Budapest vivió un momento de zozobra tras el desmayo sufrido por la nadadora estadounidense Anita Álvarez quien perdió el conocimiento al finalizar su rutina. La norteamericana se encontraba compitiendo en la final de la modalidad denominada solo libre de natación artística.

La entrenadora española Andrea Fuentes, quien trabaja con el equipo de los Estados Unidos, fue la primera en lanzarse al agua tras notar lo sucedido con Álvarez. Así, Fuentes mantuvo a flote hasta que los servicios médicos del evento se hicieron cargo de la situación.
Pocos minutos más tarde, ante la preocupación de todos los presentes en la competencia, el equipo de natación de los Estados Unidos se encargó de confirmar que su deportista se encuentra fuera de peligro.

“Ha sido un buen sustito, me he tenido que tirar porque no lo hacían los socorristas. Me asusté porque veía que no respiraba, pero ya se encuentra muy bien…”, apuntó Andrea Fuentes en declaraciones brindadas al Diario Marca.
Finalmente, la prueba fue ganada por la japonesa Yukiko Inui seguida por la ucraniana Marta Fiedina que se llevó la presea de plata mientras que, la griega Evangelia Platanioti cerró el podio con la medalla de bronce.