Biniam Girmay dio el golpe en la etapa 10 del Giro de Italia para llevarse la victoria. El eritreo venció a Mathieu van der Poel en el último sprint y ya suma ocho victorias como profesional.

La décima jornada se postuló como un recorrido de media montaña con 196 entre Pescara y Jesi. El primer tramo del recorrido fue en llano completo, pero a partir del kilómetro 100, el terreno se volvió vertiginoso con tres puertos de cuarta categoría por delante.

Los ascensos fueron cortos y poco inclinados, sin embargo, fueron un punto de quiebre en la carrera porque fragmentaron el pelotón hasta dejarlo reducido al grupo de favoritos y un par de candidatos para pelear la etapa.

Uno de los momentos más relevantes del día llegó a 80 km de meta, cuando Richard Carapaz sufrió una caída que, por suerte, fue leve. El ecuatoriano logró levantarse y volverse a meter al pelotón con trabajo de sus compañeros de equipo.

Caída de Richard Carapaz. Foto:@INEOSGrenadiers

Luego de Monsano, el último puerto del día, el lote de favoritos se redujo a un selecto grupo con varios de los candidatos al título. Carapaz se quedó solo, pero firme para no perder posiciones en la clasficación general.

Van der Poel, que tuvo un problema mecánico más temprano, se perfiló en la delantera para pelear la etapa junto al eritreo. En el sprint final, Girmay venció en la batalla ante el neerlandés y cruzó la meta con euforia. Cabe destacar que en marzo, el pedalista del Intermarché se convirtió en el primer africano en llevarse una clásica belga: la Gante-Wevelgem, disputada en Flandes.

La Locomotora del Carchi, que no era candidato para pelear la jornada de este martes, se llevó el quinto lugar en el sprint, lo que le permitió mantener la cuarta casilla de la clasificación general. El español Juan Pedro López terminó entre el grupo de favoritos y mantiene, un día más, la maglia rosa.

CLASIFICACIONES