Bolívar es una persona que tomó una decisión: “hacer deporte por salud”. Desde hace 6 años comenzó a trotar y ahora acumula 58 competencias, entre carreras de asfalto y montaña, donde el objetivo, asegura, es vencerse a sí mismo.

“Llegué a pesar 110 kilogramos, no podía atarme los cordones de los zapatos”. Ese fue el detonante para cambiar drásticamente sus hábitos y estilo de vida. Empezó a trotar y a contagiarse por los corredores que observaba en el parque. Su primera carrera, recuerda, fue la Nike 10K. “A los 2 kilómetros ya no avanzaba, mi papá me dijo que me retire pero seguí y terminé”. Hizo un tiempo de 1h45 y como novato cometió muchos errores sin ropa y calzado adecuados. Sin embargo, aquella primera experiencia lo animó a más.

Hoy entrena en el club de atletismo Zero límites de martes a domingo, solo lunes descansa. Hace pocas semanas cumplió uno de sus mayores desafíos: el Reto Goofy de Disney el que incluye cuatro carreras en 5, 10, 21 y 42 km. Luego de los dos primeros días, sintió gripe y malestar lo cual le asustó y llevó a pensar que no podría seguir. No obstante, se recuperó y culminó el desafío mayor con la distancia del maratón. “Las carreras iniciaban a las 5 de la mañana y por temas logísticos ya debíamos estar en el punto de salida 3:30 am”, y agrega que al correr influyen el aspecto físico pero también “la cabeza y el corazón”.

Actualmente, Bolívar cuenta con orgullo su cambio de vida, donde combina el deporte y sus actividades empresariales, al tiempo que alienta a que más gente busque la salud y sus beneficios a través de la práctica deportiva.