La española Carla Suárez fue premiada por la WTA con el galardón al mejor retorno de la temporada en la que ha sido su última campaña como tenista profesional. Suárez superó un cáncer. Por su parte, Ashleigh Barty ganó el premio a la mejor tenista del año.

Carla anunció su retiro para finales de 2020, pero la pandemia cambió su decisión y volvió a las pistas en 2021, tras superar un linfoma de Hodgkin, para disputar varios torneos, entre ellos Roland Garros y Wimbledon, y retirarse oficialmente después del US Open. Sin embargo, la tenista acudió con España a Praga para disputar la Copa Federación, lo que supuso el broche de oro a su carrera profesional.

En los premios anuales de la asociación también se galardonó a Ashleigh Barty como la mejor tenista del año, a Emma Raducanu, campeona del US Open, como la gran aparición; a Barbora Krejcikova, campeona de Roland Garros, como tenista que más ha mejorado, y a la pareja que forman Krejcikova y Katerina Siniakova como la mejor dupla.