Pocos días antes del inicio del primer Grand Slam de la temporada, el Abierto de Australia, 72 jugadores permanecen confinados en sus cuartos de hotel debido a que arribaron al país en vuelos que registraron pasajeros con casos positivos de Covid. Novak Djokovic y varios tenistas más, mostraron su descontento por varias medidas de la organización del evento.

Esta situación ha generado malestar en los tenistas que no pueden entrenarse fuera de sus cuartos de hotel mientras otros jugadores si pueden practicar durante varias horas en el día. Al respecto, Roberto Bautista fue uno de los más críticos. El español señaló que el confinamiento en Australia es como estar en prisión, pero con Wi-Fi. “Esta gente no tiene ni idea sobre tenis, es un desastre absoluto. El control de todo esto no lo tiene Tennis Australia, lo tiene el gobierno”, añadió el tenista de 32 años quien posteriormente se disculpó a través de un comunicado en el que valoró los esfuerzos realizados por las autoridades para luchar contra el virus.

Junto a las declaraciones de Bautista, los medios locales informaron que Novak Djokovic presentó una lista de peticiones que fueron desestimadas inmediatamente por las autoridades. Ante esto, el director del Australian Open, Craig Tiley, dijo que es mejor hablar de sugerencias y no de demandas.

Foto: @DiegoArcos14