El ucraniano Alexandr Dolgopolov es una de las cartas de presentación del ATP 250 Ecuador Open 2017, cuya tercera versión se organizará del 4 al 12 de febrero en el Club Jacarandá en Cumbayá. Con 28 años, este jugador es versátil, explosivo y muy hábil, pega su revés a dos manos y tiene una estupenda derecha, desde la que construye su ataque y contragolpe.

Nacido en Kiev el 7 de noviembre de 1988, empuñó por primera vez una raqueta cuando tenía 3 años. Su padre, Oleksandr, entrenador de tenis, fue su formador. Su madre, Elena, supo ser una estupenda gimnasta, medallista en los campeonatos europeos. A los 12 años los médicos le aconsejaron no practicar deporte competitivo por padecer la enfermedad de Gilbert que afecta al hígado y debilita el cuerpo. Sin embargo, quiso probar y continuar jugando. Hoy es uno de los mejores tenistas del mundo.

Actualmente ocupa el puesto 63 del ranking mundial profesional, el primer tenista ucraniano del top 100, líder del tenis de aquel país que ha irrumpido de gran manera en el radar mundial (son 38 los tenistas provenientes de allí en el escalafón).

Profesional desde 2006, mide 1.80 se estatura. Se dio a conocer en el Abierto de Australia en 2011 cuando pateó el tablero en la élite alcanzando los cuartos de final. Tachó entre otros a Tsonga y a Soderling. En ese momento el sueco era top 5. En enero de 2012 logró su mejor versión como tenista de alto rendimiento. Trepó a la casilla 13 del mundo. En su palmarés cuenta con dos títulos ATP: en 2011 Umag (le ganó a Marin Cilic) y en 2012 Washington (a Tommy Hass). Y cuatro finales más.

Los mejores resultados en 2016: semifinales del ATP 500 de Acapulco y cuartos de final del ATP 250 de Sídney, del ATP 500 de Río de Janeiro, del ATP 500 Barcelona y del ATP 250 de Nottingham. Dolgopolov es apasionado por los autos de carreras y los videojuegos. “Soy un tenista divertido de ver”, dice “Dolgo”.

Su estreno en el ATP 250 Ecuador Open, que se disputa en canchas de polvo de ladrillo del Club Jacarandá, siembra grandes expectativas. Será la oportunidad de disfrutar de su tenis poderoso, atractivo y de alto vuelo.