Un conflito político deportivo vive Estados Unidos. El presidente Donald Trump criticó e insultó a Colin Kaepernick por arrodillarse en el himno nacional de USA. La Liga Nacional de Football (NFL) rechazó lo hecho por el presidente y respaldó al jugador. Colin Kaepernick, ex jugador de lo San Francisco 49ers, no quiere cantar el himno de Estados Unidos en protesta por el racismo que las diferentes ciudades.

Varios jugadores del resto de equipos optaron la misma medida hasta que se elimine la discriminación en Estados Unidos. El pasado fin de semana, en los partidos preliminares de la temporada, los jugadores o no salen a escuchar el himno y se quedan en el camerino, o se arrodillan.

Donald Trump toma esa actitud como un insulto al símbolo del país y esperaba una sanción de los equipos o de la liga. Esto no fue así y otros deportes han apoyado la medida de los jugadores de fútbol americano. El más reciente es de Stephen Curry, que rechazó la invitación a la Casa Blanca. Así mismo, LeBron James se molestó con el presidente y dijo que visitar la Casa Blanca dejó de ser un privilegio desde que llegó Donald Trump