María Córdova es una apneista ecuatoriana que en el 2021 llegó a ocupar el tercer puesto a nivel mundial en este deporte.

La apnea deportiva es una subdisciplina dentro del buceo. Se considera un deporte de riesgo, dado que se practica a inmersión a pulmón libre (sin ayuda de bombonas de oxígeno) y puede ser estática o con recorrido de largas distancias. Dicho en términos más simples: consiste en aguantar sin respirar bajo el agua. Hay numerosas modalidades de apnea deportiva y combinaciones entre sí: dinámica, estática, con peso constante o variable, con o sin aletas…

“Me encontré con la apnea gracias a un juego que hicimos con mis compañeros de trabajo. Nos retamos a ver quién aguantaba más tiempo sin respirar e hice más de dos minutos. Mi amiga me acercó a un entrenador y desde ahí empecé. Tenía 26 años”, cuenta Córdova sobre sus inicios en este deporte.

También explicó que la apnea es un deporte muy demandante físicamente hablando ya que hay que aprender a controlar bastantes funciones del cuerpo para tener un mejor rendimiento, “Para tener un buen rendimiento en apnea hay que estar en gran forma cardiovascular para optimizar el oxigeno, mejorar la asimilación de ácido láctico y trabajar mucho en la caja toráxica y en la respiración para tomar más aire”. 

Los tiempos que maneja Córdova abajo del agua están entre los mejores del mundo ya que, en movimiento, puede aguantar 3 minutos y medio sin salir a tomar aire, y de manera estática, el tiempo asciende a los 7 minutos. Actualmente, en estática, el récord mundial es de 9 minutos con 2 segundos y pertenece a la rusa Natalia Molchanova.

Así es como María Córdova cuenta de que, a nivel regional, llegó para romper récords y prepararse de manera exhaustiva, “He roto 3 récords panamericanos. La mayoría de competidores se preparan para una a dos pruebas, yo hago las 4 y eso es aún más difícil. En estática hice 7’03’, el récord anterior era 6’36’ y me ubiqué en el quinto lugar en el Mundial.”.

También dijo que en la modalidad de bialeta de los últimos juegos panamericanos quedó quinta con una distancia de 225 metros de nado, sin embargo, lo cuenta como una victoria ya que quien quedó en primer lugar esa ocasión, batió el récord mundial con 250 metros de nado sin respirar.

Finalmente, Córdova explicó que la falta de recursos le frena en su carrera como apneista ya que le impide participar en ciertas modalidades de esta disciplina, “En monoaleta podría hacer 200m y con esa marca podría estar en el top, pero tengo la dificultad de que no tengo la aleta. Recién entrené estos días con una que me prestó una amiga de Hungría. Cuesta más de mil dólares y no me la puedo comprar”.