Ante la crisis económica y política que sacude Brasil, a ocho meses de la apertura de los Juegos Olímpicos, el alcalde de Rio “dio garantías”, declaró este miércoles un responsable del Comité Olímpico Internacional (COI).

El presidente del Comité organizador de Rio-2016, Carlos Nuzman, trasladó el miércoles a la Comisión Ejecutiva del COI el estado avanzado en el que se encuentran las obras para el evento. El alcalde de Rio, Eduardo Paes, se dirigió al COI por videoconferencia, abordando especialmente la crisis política por el pedido de destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

El gigante sudamericano se enfrenta a una crisis institucional y económica a la vez, pero Paes dio “un cierto número de garantías de que se harán todos los esfuerzos para evitar cualquier gran impacto de la crisis económica” sobre los Juegos”, declaró Christophe Dubi, director ejecutivo de los Juegos Olímpicos.

Dubi indicó igualmente que los organizadores “buscarán ahorrar allí donde sea posible”. “Lo más importante es que los atletas no se vean afectados”, subrayó por su parte Nuzman. “Trabajamos desde hace siete años. Podemos decir que estamos bien”, declaró. “Sobre las sedes de las pruebas, casi todo está listo”, añadió.