El Comité Olímpico Internacional (COI), reunido desde esta mañana en Lausana, ha decidido permitir la participación de los deportistas rusos en los Juegos Olímpicos de Río, que se inauguran el próximo 5 de agosto, pero solo si demuestran que no tienen ninguna relación con el escándalo de dopaje masivo y patrocinado por el Estado confirmado por el Informe McLaren.

Para ello será cada Federación Internacional la encargada de evaluar, caso por caso, a los deportistas para asegurarse de que estos cumplen todos los requisitos establecidos por el Código Mundial Antidopaje.  Además, quedan vetados los aspirantes que hayan dado positivo alguna vez, incluso aunque hayan cumplido ya su sanción.

El pasado 17 de junio, la IAAF decidió por unanimidad mantener la suspensión de la Federación de Atletismo Rusa por verse envuelta en una trama general dopaje, especificada en el Informe McLaren, en una decisión que dejaba fuera a los atletas rusos de los Juegos Olímpicos de Río de
Janeiro y que fue apelada ante el TAS por el Comité Olímpico Ruso y 68  atletas rusos, pero rechazada este jueves

Fuente: deportes.elpais.com