El Giro de Italia ha desvelado este miércoles las seis etapas de alta montaña donde se decidirá gran parte de la clasificación y al portador de la ”maglia rosa” en su edición de 2022.

Avola-Etna. 166 km – 3.590 metros de desnivel

El volcán Etna, el ”rey de Sicilia”, será la meta de una etapa con inicio en Avola y contará con 166 kilómetros, igual que en el Giro 2011, por el clásico ”Nicolosi” antes de los últimos 14 kilómetros hasta la cima volcánica.

Isernia-Blockhaus. 187 km. 4.990 metros de desnivel

La doble subida a Blockhaus será una de las llegadas más duras y difíciles. Desde Pretoro se pasará al Passo Lanciano y luego se subirá a la meta desde Roccamorice, con pendientes de dos dígitos en curvas cerradas.

Rivarolo Canavese-Cogne. 177 km – 4.030 metros de desnivel

La etapa entre Rivarolo Canavese y Cogne, vuelve al Giro después de treinta años de ausencia y se subirá a Pila ”Les Fleurs”, a Verrogne y la subida final a Cogne.

Saló-Aprica. 200 km – 5.440 metros de desnivel

La etapa entre Salò y Aprica, que a pesar de no tener un final en alto, tendrá la presencia del Goletto di Cadino (ausente desde 1998), el feudo de Pantani, el Passo del Mortirolo y la subida a Santa Cristina.

Ponte Di Legno-Lavarone. 165 km – 3.740 metros de desnivel

La etapa entre Ponte di Legno y Lavarone está dividida en dos partes montañosas y con una subida de inicio. Un largo descenso llevará al pelotón hasta el segundo tramo, con tres puertos y un final picando hacia arriba.

Belluno – Marmolada (Passo Fedaia). 167 km. 4.490 metros de desnivel

La etapa entre Belluno y Marmolada, que contará con 167 kilómetros y 4.490 metros de desnivel acumulado, será el último final en alto del Giro de Italia 2022.