El estado de Rio de Janeiro, que atraviesa una grave crisis financiera, decretó este viernes el “estado de calamidad pública” para poder financiar los Juegos Olímpicos que recibirá en menos de dos meses.

El decreto, publicado en el diario oficial, habilita a las autoridades a “adoptar las medidas excepcionales necesarias a la racionalización de todos los servicios públicos, con vistas a la realización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Rio 2016″.

Y añadió que “cualquier inestabilidad institucional dañaría la imagen del país.”

¿”Colapso” de salud y seguridad?

El gobernador advirtió asimismo que la crisis financiera, empeorada por los gastos en los Juegos, ya dificulta la prestación de servicios esenciales y “puede acarrear el total colapso de la seguridad pública, la salud, la educación, el transporte y la gestión ambiental”.

La previsión del déficit del estado de Rio para este año es de 19.000 millones de reales (5.555 millones de dólares), debido a la aguda caída de la recaudación en un Brasil en profunda recesión y también por la recepción de menos royalties petroleros.

El gobierno estatal de Rio pide desesperadamente ayuda al gobierno federal para poder financiar obras de infraestructura ligadas a las Olimpíadas, como la línea 4 del metro que debe unir Ipanema con Barra da Tijuca, donde estará situado el cuartel general de los Juegos Olímpicos.

“La situación de Rio es dramática. Existe una insuficiencia próxima a los 20.000 millones de reales (…) El gobierno tendrá que elegir a quién paga y a quién no”, dijo el economista Raúl Velloso, especialista en cuentas públicas, al portal G1.

Fuente: infobae