El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) anunció que rechaza el recurso de la atleta sudafricana contra la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que obliga a las atletas con altos niveles de testosterona a seguir una medicación. 

La decisión hace que Semenya y todas las mujeres cuyo organismo produzca más testosterona de la considerada biológicamente normal en el sexo femenino deberán medicarse para reducirla; si no, no se les permitirá competir.

En un comunicado, el  TAS señaló que tiene “serias preocupaciones sobre la futura aplicación práctica de este reglamento” y lo califica de”discriminatorio”, pero argumenta también que “esta discriminación es necesaria, razonable y proporcionada para el objetivo de la IAAF de preservar la integridad de las atletas”.