El torero español Enrique Ponce en diálogo exclusivo con, Andrés Villamarín Espinel para La Red habló de su comparecencia en Latacunga, plaza donde hará su debut el próximo 25 de noviembre, además de su actuación en la plaza de toros Belmonte de Quito el 01 de diciembre.

Ponce se refirió a lo que él considera una temporada extraordinaria donde ha podido sentir su tauromaquia de una manera muy profunda y sentida. “Recuerdo las faenas de Sevilla y Madrid ante toros que fueron muy complicados, pero pude entender sus embestidas y sentir muletazos importantes” recordó el valenciano.

De igual forma se refirió a la recordada encerrona en Istres, Francia; donde cortó 11 orejas y 2 rabos. En aquella tarde para la lidia del quinto y sexto toro, Enrique toreó de smoking: “La tarde de Istres fue de las más bonitas en mi trayectoria, pasaron cosas que muy dificil se puedan volver a repetir, me sentí fenomenal”.

A su vez, Ponce habló de la faena que puso la guinda a su temporada en la Feria del Pilar de Zaragoza: “Hubo momentos donde perdí la noción del espacio en el ruedo, toree como uno sueña, me entregué absolutamente, es dificil de explicar pero fue como olvidarse del cuerpo y torear con el alma, sin duda fue una tarde redonda e importante en este año” apuntó el diestro.

Sobre el Ecuador taurino, Ponce recordó con tristeza la desaparecida Feria de Quito, donde ganó varios Jesús del Gran Poder: “De Ecuador tengo los mejores recuerdos, he tenido tardes de triunfo que las recordaré siempre, sé lo que están atravezando y por ello vengo a torear siempre que hay un llamado, es mi manera de apoyar la fiesta”.

Finalmente hizo una ivitación a los jovenes del mundo del toro para que se contagien de la fiesta acudieno a la plaza y no dejando que su criterio se vea inmerso en una desproporcionada apreciación de gente intolerante que no tiene idea del amor de un taurino hacia un toro de lidia.

Escucha la entrevista: