Roger Federer solamente necesitó una hora y 39 minutos para dejar en el camino a Jay Clarke en la segunda ronda de Wimbledon. El resultado del partido fue 6-1, 7-6 (3) y 6-2 para el suizo. En la próxima instancia se medirá con el francés Lucas Pouille.

El N°3 del ranking de la ATP tuvo un juego sólido en el primer set, no arriesgó su servicio y quebró el saque del británico en dos oportunidades para liquidarlo en menos de media hora. El segundo set fue el más parejo. Ambos tenistas se hicieron fuertes con el saque y la definición llegó a través del tie-break, en el cual Federer hizo valer su categoría.

Clarke se quedó sin reacción en el tercer set, que fue prácticamente un trámite para el suizo de 37 años de edad, quien está a tres partidos de alcanzar una cifra histórica en Wimbledon: 100 triunfos individuales. Para lograrlo, deberá llegar a las semifinales.

El sábado, 6 de julio, Federer se enfrentará al francés Lucas Pouille en la búsqueda por un lugar en los octavos de final.