Fernanda Vásconez: «Este campeonato ha marcado mi vida»

Fernanda Vásconez: «Este campeonato ha marcado mi vida»

Fernanda Vásconez, la máxima responsable del Club Ñañas, conversó en Jornadas Deportivas sobre la obtención de la primera Superliga Femenina para el equipo, los sentimientos después de haber levantado la copa, cómo se fue armando el equipo a lo largo de los años, lo que viene y los desafíos para la organización del fútbol femenino en el país.

¿Se sintió como un alivio o una alegría? ¿Qué sensación hay después?

«Son tantos sentimientos, que es difícil explicar algo que ha soñado por tanto tiempo. Incluso antes de la Superliga, antes de Ñañas. Yo decía que si me hubieran dado un libro para escribir, nunca hubiera podido escribirlo tan perfecto. Agradezco el haber sentido que no avanzaba o que no iba a avanzar a mantener a 35 familias. El domingo me quedé impresionada con la cantidad de hinchas que tiene Ñañas. La gente lo valora. Agradezco a los medios por estar pendientes, por ser esa voz del fútbol femenino. Verles felices a las chicas fue el momento perfecto para retirarme, para ser campeón. Me di un tiempo para disfrutar con las chicas. Con algunas chicas nos fuimos a tatuar, ha marcado mi vida. Todavía no termino de digerir. Para el país significa un sí se puede.»

¿Qué cambió durante todos estos años?

«Siempre hay que mantener la esencia de por qué iniciaste. Nada puede ir, ningún objetivo, puede ir por sobre la misión. Queremos darle un espacio a la mujer para que se desarrolle en el fútbol. Somos el equipo con más logros. No hemos perdido nuestro enfoque, no hemos descuidado eso. Queremos dar una huella en la gente. Creemos que el fútbol es una moneda de cambio. Cada tres meses estamos avanzando tanto en la forma de administrar como en la parte deportiva. Comencé siendo yo, ahora somos 12 en la parte administrativa. En algún momento teníamos solo un DT, ahora son 5 personas. Este año aumentamos el gimnasio, los entrenamientos a doble jornada; y ahí se ven los frutos de lo que las chicas hacen dentro de la cancha.»

¿Cómo se armó el equipo?

«Comenzamos con el proceso hace algunos años. Estar claros con qué resultados y en cuánto tiempo quieres cumplirlos. Hubiéramos hecho como el Cuenca o El Nacional si queríamos ser campeones rápido. Sino, armar un equipo nuestro. El segundo paso es cómo escogemos el equipo de trabajo. No solamente tiene que ser en la parte deportiva sino como la personalidad de todos va a hacer que puedan trabajar juntos. Esa es una de las cosas más complejas. Yo dejé de jugar y ya no estuve en el día a día de los entrenamientos. Tenemos 5 líderes, una por línea para que puedan llevar al equipo. Necesitamos que trabajen juntas. Para que todo se dé, es que las jugadoras puedan confiar a ojos cerrados en sus líderes. Esa es la única forma en que ellas puedan dar todo. Me siento honrada por cómo las chicas han dejado la vida. Maireth (Pérez) jugó con un esguince grado 2 en el tobillo y no se notó. Hemos generado otro tipo de relaciones y eso se ha notado.»

¿Qué se viene para Ñañas para este 2023?

«Lo más difícil de terminar un campeonato siendo dirigente es el siguiente paso. Darte cuenta que tus jugadoras tienen metas personales que cumplir. Saber que tus jugadores pasan a costar tres veces más y levantarte: ahora hay que conseguir un presupuesto tres veces más grande. Saber que viene la Libertadores y decidir solo 20 para jugar. Tal vez es uno de los errores: el que el reglamento no está adecuado para jugar la Libertadores. En Dragonas algunas jugadoras no cumplen los requisitos para jugar la Libertadores. Llegas a jugar con los brasileños reforzados, un América de Cali reforzado. Nosotras tenemos que juntarnos con la FEF para ver cómo podemos cambiar ese reglamento. Estoy en esta otra parte, pero no quiero dejar sin este sentimiento de satisfacción que costó tanto.»

¿Karen Páez se va?

«Para Copa Libertadores, todas están. Karen Páez tiene unas propuestas espectaculares, pero todavía tiene contrato un año más. ¿Qué pasaba si se lesionaba? Karen la rompió con el apoyo de las jugadores y ver cómo hacer si algún equipo quiera comprar su pase. Es difícil tener una relación con las chicas muy profunda por lo que dice el contrato, pero al mismo tiempo ellas notan que el apoyo es real y son importante. No quisiera hablar demasiado del tema.»

¿Qué se sintió entrar otra vez a la cancha?

«En ese momento sentí muchas cosas. Un rato antes en realidad. Sentía esa ilusión de decir: qué locura lo que estaba pasando. Cuando entro, me sentí emocionada de escuchar a la gente gritar mi nombre. Muchas personas que vinieron desde varios lugares. No me esperaba tanto cariño.»

El siguiente desafío

«Son procesos en el que cada año logramos cosas. Ñañas es el equipo que más aportado socialmente en los últimos años. Tenemos un trabajo de responsabilidad social muy grande y eso vale más que ganar una copa. Lo que tu haces por el país, por enseñarles de luchar contra el más grande: vale mucho. No pienso demasiado en el después. Todo llega a su momento. Su equipo no está obligado a quedar campeón. Estamos obligados a seguir con nuestra misión. Me siento muy orgullosa de que Ñañas haya quedado campeón pagando sueldos a tiempo y afiliando a todas las jugadores al IESS. Nuestra responsabilidad está en hacer bien las cosas y ser un equipo referente en hacer las cosas bien. Todo llega. «Ñañas ha perdido tres finales». Pero ha sido el único que ha llegado a las 4 finales. Ningún año ha sido perdido.»

La organización de la Superliga y el momento del fútbol femenino

«El fútbol femenino sigue creciendo. Pienso que el tema de exigencias de los clubes hacia la federación, de medios, hinchas. Qué lindo que hayamos podido jugar con VAR. El que se haya jugado con un buen arbitraje durante todo el año. Ojalá tengamos esa calidad durante todo el año. Queremos árbitros que tengan un poco más de experiencia. Esas cosas hay que solucionar. No puede ser que los equipos masculinos puedan seguir eligiendo todo y nos dejen a los equipos femeninos afuera. Tiene que haber un espacio de quienes estamos al frente del fútbol femenino, nosotros somos los que sacamos las jugadoras para la selección. Nosotros como club somos los que invertimos en esas jugadores. Los reglamentos tienen que ser para el beneficio de los clubes ecuatorianos. Sino nos vemos disminuidos en relación a los equipos de los otros países. Las decisiones del fútbol femenino no pueden seguir tomando los equipos de hombres. Cuando eso cambie, el fútbol femenino va a seguir creciendo. Somos una de las mejores ligas de Sudamérica.»