Gael Monfils ha puesto el punto final a la aventura de su compatriota Lucas Pouille, el verdugo de Rafa Nadal, en el US Open al imponerse por 6-4, 6-3 y 6-3 en dos horas y un minuto.

Gael Monfils se estrenará en las semifinales del US Open. El tenista francés ha puesto fin al sensacional torneo que estaba protagonizando su compatriota Lucas Pouille, verdugo de Rafa Nadal, al imponerse por 6-4, 6-3 y 6-3 en dos horas y un minuto.

Pouille estuvo muy alejado de la versión que ofreció ante Rafa. Ni tan vivo, ni con el patrón de juego claro, ni tan rápido de piernas o acertado como hace dos días. Probablemente, como él mismo admitió, fue el mejor partido de su carrera. Y es que las bolas que en octavos daban en la misma línea hoy se le escapaban (53 errores en cinco sets por los 44 de hoy).

Monfils pronto ha percibido que el partido estaba en sus manos y no ha permitido sobresaltos. Ni siquiera la interrupción del encuentro por lluvia, que ha obligado a cerrar el techo, le ha hecho perder ni un ápice de concentración para regocijo de su entrenador, el sueco Mikael Tillström.

La ‘maldición’ de Nadal, de la que muy pocos logran escapar, pervive. Y es que Lucas no es el primero ni el último que, tras derrotar al tenista de Manacor, cede en el siguiente partido. Todo lo contrario. La inmensa mayoría lo hace, fruto, probablemente, del esfuerzo realizado ya que, aunque pierda, Rafa obliga al rival a dar el máximo hasta el último punto.

Gael espera ahora al vencedor del duelo entre el número uno mundial, Novak Djokovic, y el número uno francés, Jo-Wilfried Tsonga que se disputa esta noche.

Fuente: sport.es