Nuevamente y por segunda ocasión, Alex Hawke, ministro australiano de Inmigración, canceló la visa del tenista serbio Novak Djokovic, número uno de la ATP y vigente campeón del Australia Open.

La decisión tomada por el gobierno australiano da paso a una deportación del tenista. “Hoy he ejercido mi autoridad adscrita a la sección 133C (3) del Acta de Inmigración para cancelar la visa a Novak Djokovic, por motivos de salud y buen orden, basándome en el interés público”, expuso Hawke en un comunicado.

Sin embargo el número uno del mundo todavía tiene una opción de jugar el primer Grand Slam del año. El juez Anthony Kelly convocó de urgencia a las partes en el Tribunal del Circuito Federal de Australia. El magistrado decretó que mañana sea conducido ante funcionarios del ministerio de Inmigración para ser interrogado de nuevo y tendrá una audiencia definitiva.

Djokovic llegó a Melbourne con una exención médica que en primera instancia le permitía jugar en Australia sin vacunarse.