Los jueces de silla estarían considerando negarse a oficiar partidos que involucren a la tenista estadounidense Serena Williams, después del exabrupto que protagonizó en la final del Abierto de Estados Unidos contra el Carlos Ramos durante y después de la final.

Según el diario británico The Times, los jueces se encuentran bastante molestos con la WTA y la USTA después que apoyaron a la tenista, por lo que como medida histórica estarían analizando no volver a oficializar partidos donde juegue Serena.

Así mismo The Times señala que será difícil que todos los jueces de silla se sumen a la drástica medida pero que esperan que en los próximos torneos reúnan un grupo lo suficientemente amplio como para que puedan representar de forma efectiva sus intereses.