El mundo del deporte no ve con buenos ojos la elección de Trump debido a su política de marketing y globalización de la liga, especialmente en los países de habla hispana, atacados fervientemente por el nuevo presidente de los Estados Unidos. La mayoría de jugadores de la mejor liga del mundo NBA, se han mostrado en contra de la elección del pueblo americano dejando entre ver lo que se les viene encima a todos los afroamericanos en el país de las barras y las estrellas .

Con la noticia del nuevo presidente, muchas estrellas del baloncesto expresaron por Twitter su descontento. Ayesha Curry, esposa del actual MVP de la liga Stephen Curry, escribió un tweet lleno de emoticones de preocupación y tristeza. Enes Kanter, pívot de los Oklahoma City Thunder fue más allá con su recadito a Trump, ofreciéndose a cualquier equipo europeo o chino para irse a jugar allí. Dwyane Wade optó por un GIF sacudiendo la cabeza.

Jugadores como Jabari Parker (Milwaukee Bucks), Kendall Marshall o Jamal Crawford (Los Ángeles Clippers) optaban por dar el discurso de por qué Donald Trump era todo un desastre. Mientras que muchos otros jugadores como Isaiah Thomas (Celtics) o DeMarcus Cousins (Kings) optaban por los emoticones simples y directos. Por otro lado, los Toronto Raptors, la única franquicia de la NBA que no forma parte de los Estados Unidos, sino de Canadá, se alegraban de formar parte de un equipo canadiense, hasta incluso han hecho público su deseo de conseguir la doble nacionalidad.

Sin embrago, no todos los mensajes han sido en contra de Trump. Kris Humphries (Hawks) y Mark Cuban, dueño de Dallas Mavericks se postulaban a favor de la elección del candidato republicano.