La mañana de este viernes 20 de marzo, la antorcha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, arribó a Japón, país organizador de la gesta deportiva, que pese al crecimiento de casos de coronavirus en el mundo, decidió no suspenderse.

 

La antorcha olímpica llegó a la base militar aérea de Matsushima, Japón, en un avión especial. Y aunque se trataba de un acto histórico, solamente se realizó una discreta ceremonia de bienvenida, debido a las consecuencias y efectos de la pandemia por coronavirus.

En la pequeña ceremonia se entregó la flama olímpica a Saori Yoshida, campeona olímpica en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 y a Tadahiro Nomura, campeón de judo, quienes fueron los encargados de hacer entrega de la llama al presidente del Comité Organizador de los JJ.OO., Yoshiro Mori.

En la entrega de la antorcha se prohibió la presencia de público; sin embargo, alrededor de 500 personas se acercaron al acto, protegidos por mascarillas, y conscientes de las consecuencias a las que estaban expuestos por el contagio de la pandemia por coronavirus covid-19.