La estadounidense Bethanie Mattek-Sands se rompió la rodilla en una subida a la red cuando enfrentaba a la rumana Sorana Cirstea, la imagen escalofriante sucedió en la Pista 17 de Wimbledon.

Mattek cae al suelo y chilla de dolor. Salta la red Cirstea pero ve la rodilla de Bethanie mientras oye sus gritos y se asusta. Pide ayuda de inmediato mientras la estadounidense grita.

“Me dio pánico. Nunca había visto una lesión así antes, su rodilla estaba realmente en un estado horrible. Es algo que sólo ves en las películas”, comentó la 63 del mundo; “pedí ayuda, pero nadie venía, así que traté de ayudarle en la medida de lo posible, porque al verla tú también sientes el dolor, ¿sabes?”.

“Me decía: Sorana, ayúdame. Sorana ayúdame”, continuó relatando la rumana. “Y yo le decía: estoy aquí, estoy aquí. Estaba yo y enseguida bajaron su marido y mi fisioterapeuta, pero costó mucho que llegase la camilla; no sé cuánto, pero diría que 10 o 15 minutos, mucho tiempo”.

Además de la gravedad de la lesión, de las imágenes sobrecogedoras de la tenista retorciéndose sobre la hierba, se cuestiona ahora la tardanza en la asistencia. “Quizá deberíamos ver el vídeo, todo el vídeo, para analizar qué ocurrió”, afirmó Cirstea, a la que se le insistió sobre el tema. “Todo fue muy rápido, no quiero decir nada. El que quiera comprobarlo, que vea el vídeo y calcule el tiempo que se tardó”, explicó.

Fuente: El País