En un extenso comunicado, el presidente y director de la WTA, Steve Simon, dio a conocer la decisión del organismo de suspender los torneos de tenis femenino en China para el año próximo. “A los funcionarios chinos se les ha brindado la oportunidad de poner fin a esta censura, demostrar de manera verificable que Peng es libre y puede hablar sin interferencia o intimidación, e investigar la acusación de agresión sexual de manera completa, justa y transparente. Desafortunadamente, el liderazgo en China no ha abordado este tema tan grave de manera creíble. Si bien ahora sabemos dónde está Peng, tengo serias dudas de que sea libre, segura y no sujeta a censura, coerción e intimidación. La WTA ha sido clara sobre lo que se necesita aquí, y repetimos nuestra petición a una investigación completa y transparente, sin censura, sobre la acusación de agresión sexual de Peng Shuai”.

El texto continúa, “Nada de esto es aceptable ni puede volverse aceptable. Si las personas poderosas pueden reprimir las voces de las mujeres y barrer las acusaciones de agresión sexual bajo la alfombra, entonces la base sobre la que se fundó la WTA, la igualdad para las mujeres, sufriría un inmenso revés. No dejaré ni puedo permitir que eso le pase a la WTA y sus jugadoras.

Como resultado, y con el apoyo total de la Junta Directiva de la WTA, anuncio la suspensión inmediata de todos los torneos de la WTA en China, incluido Hong Kong. En conciencia, no veo cómo puedo pedirles a nuestras atletas que compitan allí cuando a Peng Shuai no se le permite comunicarse libremente y aparentemente ha sido presionada para contradecir su acusación de agresión sexual. Dado el estado actual de las cosas, también estoy muy preocupado por los riesgos que todas nuestras jugadoras y personal podrían enfrentarse si tuviéramos que realizar eventos en China en 2022”, concluye el comunicado.