Los japoneses podrán presumir en 2020 de acoger a los mejores deportistas del planeta durante más de dos semanas. Pero también, de que quizá alguno de los campeones olímpicos tenga entre sus manos los restos de uno de sus móviles.

El Comité Organizador Olímpico de Japón quiere fabricar las medallas con materiales reciclados. Siguen el camino abierto por Río 2016, donde más del 30% de la plata y del bronce utilizados salió del reciclaje. En el caso de Tokio, se espera obtener el metal de móviles y electrodomésticos.

El objetivo de los organizadores es hacerse con hasta ocho toneladas de metal, divididos en 40 kilos de oro, 4.920 de plata y 2.944 de bronce. De todo ello resultarán dos toneladas útiles de material, suficientes para fabricar las medallas que se entregarán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

“Este es un mensaje importante para las futuras generaciones. Es un gran derroche deshacerse de los artefactos cada vez que hay un avance tecnológico y aparecen nuevos modelos”, destacó el gimnasta japonés Kohei Uchimura, triple campeón olímpico.

Se pondrá en marcha una campaña para que los japoneses donen sus viejos teléfonos y los pequeños aparatos que ya no estén en un uso. Dos empresas colocarán contenedores de residuos en tiendas de telefonía y de venta de aparatos electrónicos, que estarán operativos a partir de abril.

“Los recursos de nuestra tierra son limitados; este proyecto, que permite a la gente de Japón participar en la creación de las medallas, es una buena medida en favor del medio ambiente”, afirmó Koji Murofushi, director deportivo de Tokio 2020.

Fuente y Foto: Marca