Los delitos por abusos sexuales han golpeado fuertemente al mundo del deporte en los últimos meses: el fútbol inglés, el atletismo español, la gimnasia estadounidense y ahora el ciclismo holandés. La última víctima en reconocer públicamente haber sufrido abusos sexuales ha sido Petra de Bruin, campeona del mundo en ruta en 1979 en Valkenburg.

La cuatro veces campeona de Holanda en carretera y pista reconoció que, después de décadas de silencio y sufrimiento, encontró por fin el coraje de contar a los medios de comunicación de su país los abusos que sufrió cuando era menor de edad. “Ahora tengo 54 años y todos los días me duele recordar aquello”, dijo la ex ciclista a la agencia de noticias de su país NOS.

De Bruin desveló que fue abusada por diferentes personas durante su carrera, una de ellas obligándole a realizar actos sexuales contra su voluntad durante 10 años. “Tomó posesión de mi cuerpo. Cuando me retiré dejé de lado todo y traté de seguir adelante con mi vida. Me llevó años y años decir lo que estoy diciendo ahora. Duele mucho”, se confesaba la que fuera medalla de bronce en ciclismo en pista, en la persecución de los Mundiales de 1980.

Sus palabras han sido reconocidas por el ciclismo holandés. El Comité Olímpico Holandés y la Federación del mismo país, aplaudieron su decisión de contar su fatal experiencia. “Su historia puede animar a otros con experiencias similares a presentar sus historias también. Es muy importante que las víctimas de abuso sexual tengan la oportunidad de hablar de ello con nosotros. Su historia tiene mucha importancia para los atletas actuales y futuros”, comentaban en KNWU, el medio encargado de realizar la investigación de este y otros casos como el de la también ex ciclista holandés Marijn de Vries, que admitió haber sido abusada en el pasado.

“El mecánico del equipo me presionaba contra la pared regularmente y me gritaba sin ninguna razón. Logró tocar mis labios de vez en cuando durante el masaje. Yo no dije nada porque no quería ningún alboroto ¡y eso que tenía 30 años!”, decía De Vries en un artículo publicado en el mismo medio. Al escuchar estos casos, una gran estrella del país holandés, Marianne Vos, quiso mostrar su apoyo a las víctimas e invitó a denunciar siempre estos hechos: “Personalmente nunca experimentó ningún acoso a lo largo de los años, pero para los que sí lo sufren, ahora hay una oportunidad real de hablar”.

Fuente: marca.com