El luchador “CJ” Hancock, fue quien protagonizó una escena aterradora, que se desarrolló en Houston,  durante la velada del Legacy Fighting Alliance 26 (LFA). El estadounidense al caer desplomado, colapsó en el segundo round, producto de un nocaut técnico. Ed Soares, el CEO de la empresa de MMA, aseguró que fue una patada al cuerpo la que perjudicó la salud del luchador, de inmediato le realizaron un RCP, y lo trasladaron de urgencia al hospital. Por fortuna vivió para contarlo.

El luchador, quien peleó en los combates preliminares al enfrentamiento principal entre Richard Odoms y Jeff Hughes, colapsó en el segundo round, producto de un nocaut técnico. Ed Soares, el CEO de la empresa de MMA, aseguró que fue una patada al cuerpo la que perjudicó la salud del estadounidense.

“Mi corazón se detuvo y tuve insuficiencia renal. Me hicieron resucitar cardiopulmonar, me pusieron el desfibrilador dos veces y me trajeron de vuelta”, explicó Clovis Hancock en las redes sociales, y continuó: “El doctor dice que no debería pelear otra vez… estoy roto, supongo que seré un entrenador de ahora en adelante”.

“Después de que la patada aterrizó, hubo un segundo retraso, y luego colapsó en la jaula. Inmediatamente reconocido el problema, se le señaló al equipo médico sentado abajo del octágono. Ellos fueron capaces de reanimar y estabilizar a “CJ”, y lo llevaron al hospital en ambulancia, donde se determinó que había sufrido insuficiencia renal”, afirmó Soares en un comunicado en sus redes sociales.