La afición de Brasil empieza a perder la paciencia con la selección de Rogério Micale. El conjunto anfitrión de los Juegos Olímpicos de Rio cerró con un nuevo empate el segundo partido en la competición, ante la débil selección de Irak.

El descontento de las gradas se hizo manifiesto durante el partido, cuando dedicaron a la ‘verdeamarela’ abucheos y gritos durante ciertos compases del encuentro, ante la desesperación de los espectadores por la falta de gol. Sin embargo, el principal objetivo de la ira de la afición fue el azulgrana Neymar, capitán del combinado brasileño.

Los espectadores la tomaron con el delantero, a quien culpabilizan de la falta de gol de la Seleçao. Este domingo, durante el partido frente a Irak, la división entre la afición y el equipo se hizo latente, epecialmente cuando el balón llegaba a botas de Ney. Un sector de las gradas se dedicó a cantarle “Olé Olé Marta es mejor que Neymar” cada vez que tocaba la pelota, haciendo referencia a la crack del fútbol femenino. Los brasileños entiende que la cinco veces ganadora del Balón de Oro sí capitanea a su equipo, no como Neymar.

Mientras que las estrellas de fútbol masculino de Brasil todavía no pueden marcar en Río 2016, las mujeres futbolistas de Brasil han iluminado el torneo femenino, acumulando dos victorias sobre la República Popular de China (3-0) y Suecia (5-1).