Los números no mienten y Denis Istomin se enfrentaba por quinta vez con Rafael Nadal pero nunca antes había llegado con un ranking tan bajo a uno de los enfrentamientos. Bajo la condición de 107 del circuito masculino, y con sólo siete victorias en 2016 por 20 derrotas, Istomin cedió en la primera ronda del US Open ante Nadal por 6-1, 6-4 y 6-2, en 2 horas y seis minutos.

Para encontrar el partido más cómodo del manacorí en una primera ronda del Abierto de Estados Unidos había que trasladarse a 2009 ante Richard Gasquet donde cedió siete juegos. En Roland Garros, en la presente temporada, perdió tres en el estreno con Sam Groth, igualando su récord de 2014 ante Robby Ginepri.

Istomin cedió su saque ya en el tercer juego y después de ir dominando por 40-15. Nadal ya tenía su ‘break’ de ventaja lo que pasa es que su fiabilidad al servicio ha bajado en los últimos tiempos, sobre todo en el porcentaje de primeros.

A pesar de los nervios propios del debut, el campeón de 14 grandes supo mantener la renta favorable ante un rival que es capaz de lo mejor y de lo peor. Habitualmente hay más de lo segundo. El español volvió a romper en el quinto juego y lo hizo otra vez remontando un 40-15 adverso en el parcial. Rafa encadenaría nueve juegos consecutivos.

Istomin, el tenista que volvió a vivir para el tenis en 2001, después de tener un accidente de tráfico que supuso 80 puntos de sutura en una de sus piernas y dos años de rehabilitación, ha pegado un considerable bajón esta temporada donde tiene como mejor resultado las semifinales en el reciente challenger de Astana.

El uzbeco acabó con su particular sangría en contra en el cuarto juego de la segunda manga y se animó de tal manera que rompió el saque de su adversario para fabricarse la oportunidad de igualar a cuatro. Lo hizo para caer después.

A Nadal le espera en la siguiente ronda el ganador del partido entre el francés Stephane Robert, uno de los pocos tenistas con los que nunca se ha cruzado, y Andreas Seppi, viejo conocido con ocho precedente entre ambos y al que viene de ganar en los pasados Juegos Olímpicos de Río.

De momento, disfruta de ser el séptimo tenista con más triungos en la Era Open con 802, uno más que Stefan Edberg, aunque lejos aún del tope que ostenta Jimmy Connors con 1.256. Los otros seis que le preceden en ese ranking son Roger Federer (1.080), Ivan Lendl (1.068), Guillermo Vilas (929), John McEnroe (877) y Andre Agassi (870).

Fuente: marca