La tres veces ganadora de Grand Slam, Naomi Osaka, dominó las pistas de tenis en 2020. Pero fuera de la pista, también se convirtió en campeona en la lucha contra la injusticia racial y abrazó su fama para provocar importantes conversaciones, convirtiéndola en una de las cinco ganadoras del Premio a la Deportista del año de Sports Illustrated.

Sports Illustrated eligió a “El Atleta Activista” como su destinatario de 2020, en honor a los mejores atletas que han “convertido la fama atlética en una plataforma para el activismo social”. La jugadora japonesa fue reconocida junto a los campeones de baloncesto LeBron James y Breanna Stewart y las estrellas del fútbol americano Laurent Duvernay-Tardif y Patrick Mahomes.

Osaka fue una defensora vocal en la lucha contra la injusticia racial, y se unió a una protesta nacional liderada por atletas que detuvo el juego en Nueva York para un día de reflexión antes de llegar a la final del Western & Southern Open. En el Abierto de los Estados Unidos, Osaka reveló que había traído siete máscaras faciales diferentes y tenía la intención de usar una nueva en cada partido, y cada máscara rendía homenaje a una víctima de la brutalidad policial. Para dar a conocer todos los nombres, tendría que llegar a la final, una misión que Osaka logró al reclamar su tercer título de Grand Slam. “A los 23 años, Naomi se ha convertido en una fuerza en la pista de tenis, ganando el Abierto de Estados Unidos en septiembre por segunda vez, volviendo de un set en contra para vencer a Victoria Azarenka”, escribió la leyenda Martina Navratilova.