Una emoción realmente complicada de igualar. Novak Djokovic revalidó este domingo el título de Wimbledon tras levantar dos pelotas de partido a Roger Federer y vencer por 7-6(5) 1-6, 7-6(4), 4-6, 13-12(3) tras 4 horas y 57 minutos en la final más larga de siempre en el All England Club.

El serbio conquistó su quinta copa dorada en Londres y estiró hasta los 16 títulos su colección de Grand Slam, una hazaña que lo impulsa en la batalla histórica por ser el jugador más laureado de todos los tiempos.

La hierba de Londres parece yerma de imposibles para el balcánico, que ya firma un 3-0 en finales de Wimbledon ante Federer tras inclinar también al suizo en las ediciones de 2014 y 2015. El serbio se convirtió en el primer jugador que gana una final de Grand Slam desde Gastón Gaudio en Roland Garros 2004.

Fuente: atptour.com