Abu Dabi fue el escenario del UFC 257 cuyo evento  estelar marcó el regreso de Conor McGregor al octágono, un año después  de su victoria  frente a Donald Cerrone. Sin embargo, pese a que todo estaba dispuesto en el UFC Fight Island para el regreso triunfal del irlandés, quienes se llevaron los aplausos fueron Dustin Poirier y Michael Chandler.

Poirier fue el protagonista del combate estelar. El estadounidense,  número dos en la división de peso ligero, se enfrentó a McGregor actualmente ranqueado en el puesto cuatro de la división. En el primer round, “The Notorious” consiguió  una ligera ventaja en la puntuación de los jueces gracias a los golpes asentados con precisión ante la presión  ejercida por Poirier  quien incluso consiguió un takedown.

En el segundo episodio la tónica fue similar, “The Diamond” aguantó los mejores golpes del irlandés y reaccionó con una combinación de golpes que terminaron derribando a McGregor. Así, Dustin Poirier puso su nombre nuevamente en la línea de aspirantes al título.
Además, en el combate estelar,  Michael Chandler hizo su debut en UFC.  En peso ligero, el estadounidense se enfrentó a Dan Hooker en una pelea que generó expectativa debido a que los aficionados querían ver en acción  al excampeón de Bellator. Chandler no defraudó y consiguió un espectacular TKO en el primer round gracias  a una combinación de golpes de derecha e izquierda.
Tras las victorias de Poirier y Chandler,  surgiría la posibilidad de un enfrentamiento entre ambos en una categoría en la cual Khabib Nurmagomedov es el campeón actual pese a que anuncio su retiro meses atrás.  El ruso aún no ha definido si volverá a la actividad para buscar el 30/0 o si, su retiro será definitivo.

 

Foto: @UFCEspanol