Una huella histórica dejó Juan Martín del Potro tras vencer al “Hombre Record”, Roger Federer en el tenis. Además es la primera vez que dos españoles estarán en lo más alto del ránking de la ATP y de la WTA, Rafael Nadal y Garbiñe Murguruza. Este nombramiento solo lo han conseguido Estados Unidos y Alemania.

El 10 de agosto de 2003, Andre Agassi y Serena Williams coincidieron en la cima de los dos circuitos. Desde entonces, ningún país se sentía monopolizado en el tenis. Los últimos años eran normal que los estadounidenses se “apropien” del tenis con diferentes rostros. En 2.000, Agassi con Lindsay Davenport. Y aún más lejos, en 1991, un dúo alemán copó las pistas, gracias a Boris Becker y Steffi Graf. En los 80, los yanquis Jimmy Connors y John McEnro coincidieron con Chris Evert, Martina Navratilova y Tracy Austincomo, ellos fueron los líderes mundiales.

Ahora las potencias históricas como los australianos, franceses, británicos, pueden presumir del hito que ahora vive España, con dos tenistas en diferentes etapas profesionales, pero igualmente soberbios.

Garbiñe es la segunda española en alcanzar el número uno de la WTA. Ya que en 1995, la pionera y la primera española en liderar un ránking de tenis fue Arantxa Sánchez Vicario. Después vendrían Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero, incluso más vulnerables en la cima que Arantxa.

Por la parte de Moya alcanzó el número uno el 15 de marzo de 1998 y lo perdió 13 días después; Ferrero gobernó el circuito entre el 8 de septiembre y el 2 de noviembre de 2003.

Por parte de Rafa Nadal, él ha sido mucho más eterno, y ocupa el trono por cuarta vez en su carrera. Se estrenó el 18 de agosto de 2008, tras el oro olímpico en Pekín, y regresó en 2010, luego regresó en 2013, y ha regresado en 2017. El triunfo de Del Potro ante Federer le garantiza continuar como número uno.

Nadal pudo confirmar su permanencia en la cima tras el US Open, gracias a la victoria de Juan Martín del Potro por 7-5, 3-6, 7-6 (10-8) y 6-4 sobre Federer. El español necesitaba al menos igualar al suizo en el torneo, pero la caída del helvético ante Del Potro cerró la lucha de manera asegurada.