El ciclista, ecuatoriano Richard Carapaz, se ubicó en la décima posición en la vigésima etapa del Giro de Italia y escaló hasta el cuarto lugar de la clasificación general, quedándose en la virtualmente en esa plaza a falta de la última etapa de la competencia.