Este domingo 8 de noviembre, se corrió la etapa final de la última gran vuelta del año. Pascal Ackermann se llevó la jornada 18 de La Vuelta a España, cruzando la meta en 3h28m13s. Richard Carapaz terminó en el mismo tiempo que el alemán y se convirtió en el subcampeón de la cita española.

La etapa 18 de la competencia fue un paseo por Madrid celebrando el fin del certamen. Los competidores completaron un trazado llano de 139.6 km en la capital española.

Los corredores conformaron un pelotón compacto durante gran parte del recorrido. Varios ciclistas atacaron y formaron una fuga en sus últimos kilómetros dentro del circuito final, pero los escapados nunca sacaron gran diferencia en tiempo.

A 5 km de meta, la fuga fue neutralizada y el pelotón era jalado por pedalistas del Deceuninck y Education First. En la última vuelta del circuito, varios esprinters se pusieron en cabeza y se metieron en la pelea por la victoria.

Finalmente fue el Pascal Ackermann, del Bora, quien se impuso a Sam Bennett (Deceuninck-Quick Step) y Max Canter (Sunweb). De esta forma, el alemán sumó su segundo triunfo de etapa (el primero fue en la etapa 9).

Por detrás, La Locomotora del Carchi trabajó con Ineos Grenadiers y cuidó su distancia con Roglic. Carapaz cruzó la meta en la posición 32, en el mismo tiempo que Ackermann.

En la clasificación general, Primoz Roglic, del Jumbo-Visma, conservó el maillot rojo y se coronó como el campeón de La Vuelta por segundo año consecutivo.

El ecuatoriano Richard Carapaz, del Ineos Grenadiers, terminó justo por detrás, a 24 segundos del esloveno, y recibió el galardón al subcampeón de la competencia, convirtiéndose en el primer tricolor en lograrlo.

Este es el segundo podio para el carchense en una de las tres grandes vueltas ciclistas a nivel mundial. En 2019, Richard Carapaz se coronó campeón del Giro de Italia.

Foto: @INEOSGrenadiers