La 23 veces campeona del Grand Slam, Serena Williams, afirmó esta semana que volverá a las canchas después de su embarazo para defender su título del Abierto de Australia en la temporada 2018. La tenista dará a luz en septiembre y actualmente se encuentra realizando entrenamientos leves para preparar su regreso tres meses después de dar a luz.

Desde el anuncio de su embarazo en abril, de acuerdo al portal Vogue, la atleta de 35 años ha estado realizando ejercicios cardiovasculares, tomando clases de francés, cocina y realizado distintas entrevistas internacionales con el fin de consolidar su campaña a favor del empoderamiento femenino.

La estadounidense está comprometida con Alexis Ohanian de 34 años y anunciaron su boda para el mes de diciembre. Williams asegura que volverá con algunos trucos bajo la manga debido a que ha analizado su estilo de juego durante estos meses de gestación. La deportista continúa siendo la una de las mejores pagadas del mundo con una ganancia de 27 millones de dólares.